Ana León Rubio

[ de Algeciras a Estambul ]

Un Mundo Sin Fin

Un Mundo Sin Fin”. Ken Follet. Ed. Plaza Janés. 2007. 1.178 páginas

Un escenario conocido, el priorato de Kingsbridge, aunque 200 años despúes. Sus habitantes sufren, aman, odian, matan, comen, construyen, comercializan, oran como siempre, se reponen ante las adversidades como siempre y seguramente lo sigan haciendo en nuestra imaginación despúes de leerlo, pero el mundo se paraliza cuando cuatro niños se conocen: Merthin, Ralph, Caris y Gwenda.

Los proyectos de gran altura del más famoso arquitecto del priorato ciego de amor; los asesinatos que tiene que realizar un caballero, hijo de un noble venido a menos, para ser conde; el miedo de una mujer a la esclavitud del matrimonio y con más vocación de médica que de monja; y el ansia de una muchacha por salir del mundo de la delincuencia y por conseguir su gran amor, muchas veces realizando acciones denigrantes. Todas estas vidas nos llevan a conocer a más personajes, donde los malos van evolucionando hacia una maldad sin precedentes en el mundo de la Edad Media, y donde los buenos, inocentes al principio, van aprendiendo a sobrevivir, incluso a salir airosos.

Todo bajo la sombra de la Catedral, sombra que oculta los más bajos deseos del ser humano y donde la lucha por el poder no tiene precio; no entiende de amistades, de vínculos familiares, de historias ya vividas.

Un Mundo Sin Fin

Un Mundo Sin Fin

Sin duda, la continuación de “Los Pilares de la Tierra” que nos presenta Ken Follet era un deseo de todos sus lectores y no deja indiferente a nadie. El frío de la piedra, el olor de las caballerizas, el ruido de la Feria del Vellón, la solemnidad de los cantos de los monjes y monjas del priorato; todas estas sensaciones ya nos son conocidas, como aquellos recuerdos de nuestra infancia, sin poder diferenciar si son o no parte de nuestro imaginario.

Anuncios

2 comentarios»

  Manu wrote @

El mundo se organizaba en torno al gran proyecto: la catedral. Todo el mundo, con sus luces y sombras. Y en los resquicios de las piedras aún hay sitio para cuatro niños. A mí me gusta más el culebrón medieval de Los reyes malditos, pero de cualquier modo, en la Edad Media empezó el mundo que conocemos.

  Pili wrote @

Querida Ana, siento no estar deacuerdo contigo en esta ocasión, me ha parecido un pésimo libro, una excusa para acallar las bocas de aquellos que quedamos prendados de ese maravilloso mundo que nos presentó Follet en Los Pilares; sin duda la gran desilusión del verano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: